4 Actividades de ciencias divertidas para preescolares

Nunca es demasiado pronto para fomentar el amor por la ciencia. Tanto si su hijo en edad preescolar es curioso por naturaleza como si es un estudiante reacio a aprender, eche un vistazo a estas nueve divertidas actividades científicas para hacer en casa.

Aunque los preescolares no pueden comprender los conceptos científicos avanzados, debería incorporar los experimentos STEM y STEAM en su vida cotidiana. Estas actividades despertarán la curiosidad de su pequeño, le proporcionarán un entretenimiento fácil y le enseñarán el funcionamiento del mundo. Algunas actividades tienen la ventaja añadida del juego sensorial y el desarrollo de la motricidad fina. Siga leyendo para obtener instrucciones sobre nueve actividades científicas para niños de preescolar.

1. Pintura con leche

Este experimento científico asombrará a los estudiantes visuales y prácticos. Llena un plato o un tazón con leche (un mayor contenido de grasa funciona mejor) y añade unas gotas de colorante para alimentos. A continuación, sumerja un bastoncillo de algodón o un palillo de dientes en jabón para platos, y luego anime a su hijo a que lo haga girar alrededor de la leche de colores. Esto creará un efecto marmóreo que generará muchos «oohs» y «ahhs» de su hijo en edad preescolar! (Sin embargo, tenga cuidado de no mezclar demasiado, o la obra maestra se volverá marrón).

También puede llevar esta actividad científica para preescolares un paso más allá haciendo una bonita pintura. Simplemente tome un pedazo de papel, sumérjalo en la solución láctea y cuélguelo para que se seque. Voilá: ¡una obra de arte abstracta para tu nevera! Encuentra más información en Babble Dabble Do.

2. Aceite y agua

Enséñele a su hijo en edad preescolar que el aceite y el agua no se mezclan con este experimento científico casero. Para empezar, eche un chorro de colorante de alimentos en unas cuantas cucharadas de aceite vegetal o de oliva. Vierta la mezcla en un vaso de agua. El aceite (que tiene una densidad menor que el agua) permanecerá en la parte superior del vaso. El colorante de alimentos (que es más denso que el aceite debido a su base de agua) caerá y creará «fuegos artificiales» debajo. Su hijo disfrutará de la lluvia de colores y verá los efectos de la densidad.

3. Tinta invisible

Con este experimento científico único, su hijo en edad preescolar alcanzará el estatus de agente secreto. Exprime el jugo de un limón en un tazón, junto con una cucharada de agua. Su hijo puede tomar su «pincel» (un bastoncillo de algodón), sumergirlo en la «pintura» (la mezcla de jugo de limón) y dibujar en un pedazo de papel. Una vez que la pintura se seca, no podrá verla, pero aparecerá milagrosamente a la luz del sol, cerca de una bombilla o bajo una plancha. ¿Cuál es el razonamiento? El jugo de limón se vuelve marrón por la oxidación cuando se calienta.

4. Baba casera

¡Ningún preescolar puede rechazar las alegrías de la baba casera! Puede encontrar muchos tutoriales sobre baba en línea, pero una receta popular requiere un frasco de pegamento (como el de Elmer), ½ cucharadita de bicarbonato de sodio y 1½ cucharadas de solución de contacto. Combina los ingredientes, añadiendo divertidas mezclas si se desea (brillo, colorante de alimentos, etc.). Añada agua caliente para obtener un limo más elástico, y mezcle en la maicena para una variedad más seca.

Una vez que esté listo, anime a su hijo en edad preescolar a explorar la creación viscosa. ¿Pueden aplanarlo, enrollarlo, estirarlo y transformarlo en una pelota? Jugar con el limo ofrece una experiencia sensorial y textural divertida, ¡y también ayuda a desarrollar las habilidades motoras! Echa un vistazo a la receta aquí.

Categorías blog

Deja un comentario